Estudios de Microinmunoterapia

Se organizan en tres perfiles básicos:
  • Perfil Inmunitario
  • Perfil Serológico
  • Perfil Proteico

El Perfil Inmunitario también denominado Tipaje Linfocitario que se realiza en sangre total, obtenida por punción venosa con un anticoagulante (EDTA), mediante la técnica de CITOMETRIA DE FLUJO.  Efectuando un marcaje de las poblaciones linfocitarias según sus marcadores de diferenciación, pudiendo cuantificar cada una de ellas, cuyos niveles y equilibrios aportan una gran información sobre el estado inmunitario del paciente.

Las poblaciones que se estudian incluyen los linfocitos T (CD3+), linfocitos T4 (CD3+CD4+), linfocitos T8 (CD3+CD8+) y cociente T4/T8, linfocitos T8 Citotóxicos (CD8+CD57-), linfocitos T8 Supresores (CD8+CD57+) y cociente Citotóxicos/Supresores, linfocitos T activados (CD3+DR+), linfocitos NK (CD3-CD56+CD16+), linfocitos T4 Reguladores (CD+CD127+low), linfocitos B (CD19+) y linfocitos B1(CD19+CD5+).
 
 
El Perfil Serológico es un grupo de pruebas dirigidas a la medición en una muestra de suero de los niveles de anticuerpos presentes frente a diferentes virus. En su configuración básica incluye anticuerpos frente a Citomegalovirus (CMV), virus de Epstein-Barr (VEB), Herpes Simple virus tipos I y II y Herpes Varicela-Zoster. Atendiendo a las necesidades específicas de cada caso, puede solicitarse la inclusión de otros agentes infecciosos de interés, tanto virus como bacterias.

Por último, el estudio denominado Perfil Proteico, aporta información sobre diferentes proteínas en suero, tales como albúmina, prealbúmina, transferrina, haptoglobina, proteína C reactiva, inmunoglobulinas IgA, IgG, IgM, complemento C3 y orosomucoide, cuyos niveles y balance permiten valorar el estado nutricional e inflamatorio del paciente.
 
 
Todos estos estudios analíticos, interpretados en su conjunto, tienen una gran utilidad para la evaluación de las alteraciones en la respuesta inmunitaria del paciente (deficitaria, exagerada o inadecuada) que favorecen la aparición y el desarrollo de muchas enfermedades, tanto infecciosas como autoinmunes. Además de su aplicación al diagnóstico,  son básicos en el seguimiento de la respuesta al tratamiento a medio y largo plazo.
 
Autoanalizadores de Microinmunoterapia