Mis dos grandes amigos y compañeros

Por este hecho, quiero dar las gracias por haber encontrado en el camino de esta vida, unos profesionales que se hicieron mis socios y que tras 25 años, considero que hoy son más que amigos, son mi familia especial. Estoy hablando de Jaime García Paumard, médico especialista en análisis clínicos que durante muchos años ha sido el director médico de Analclinic, y de Jaime Pascual Martínez, ATS especialista en análisis clínicos.

 

Estos dos magníficos profesionales, me han infundido siempre la obligación de hacer el trabajo rayando la perfección, son dos trabajadores natos que sin ellos hoy no podríamos estar hablando de Analclinic.

A ambos les dedico este artículo, muy difícil de escribir, ya que resulta prácticamente imposible explicar en estas pocas líneas todo lo que ellos han supuesto en mi vida profesional y resumir estos 25 años de compañerismo.

Hemos andando juntos un camino largo e intenso y debo y deseo darles las gracias por haber confiado y por seguir confiando en las decisiones que he ido tomando. Nunca me reprocharon nada, más bien me dejaban hacer. Nunca pidieron lo imposible y quiero asegurarles que en los momentos de crisis también han estado presentes, apoyando y ayudando de manera incondicional.

De Jaime García Paumard, decirles que voy a echarle de menos por su carraspeo, por sus conocimientos sorprendentes en temas alucinantes como las estrellas del firmamento, las galaxias, sin entrar en las plantas que nos puede decir de todas ellas su nombre científico y no se aburre nunca porque si tiene tiempo de sobra la música o papiroflexia se lo llenan.

De Jaime Pascual Martínez, qué decir de él. Siempre lo he querido como un hermano mayor, padeciendo por todos, nunca se va tranquilo si queda algo pendiente, su investigación y perseverancia le han valido un alto reconocimiento a nivel laboral, conocimientos que muchos querrían tener y exactitud en sus diagnósticos. Es una persona constante en su trabajo que sólo lo abandona por una causa de fuerza mayor como pueda ser la caza. Roza la excelencia profesional pero sobre todo personal.

El primero nos ha dejado al cumplir su edad de jubilación, nos abandona entre comillas, porque somos conscientes que podremos contar con su apoyo y deja en este laboratorio un hueco vacío aunque sus años de experiencia seguirán estando aquí. El segundo nos va acompañar lo cual nos va a permitir seguir contando con él en este trabajo tan gratificante. Vamos a seguir contando con su compañerismo, semblanza profesional y su apoyo incondicional.

Ambos han sido, son y serán los fundadores de Analclinic y han impregnado a todos los trabajadores y compañeros sus valores de gran humanidad, personalidad, humildad y cariño, se han ganado el respeto de todos y cada uno de sus colaboradores con el ejemplo del buen hacer.

Os queremos todos

 

 

Dr. Luis Vicente Campos Asensi

Director General